lunes, 26 de noviembre de 2007

Un relato desde isla Llingua



Historia de mi madre
Edith Mansilla
Isla Llingua, Noviembre 2007

En Llingua un dia 20 de mayo de 1914, en esta hermosa isla, nació Guberlinda Mansilla.
Esta valiente y esforzada mujer contrae matrimonio con Manuel Antonio Mansilla, formando una numerosa familia , donde siendo una joven madre se le fallece el marido enviudando a una temprana edad, quedando sola y con 7 hijos para mantener y crecer. Pero ella con su fuerza y valentía en ese momento realiza su función de mama y papa con el cariño y el amor que solo una madre como ella podía prestar para su familia. Nos creció a todos bajo su protección como madre buena .
Pero ella no solo se dedicaba a su familia, también se preocupaba de los demás, mostrando su amor a sus vecinos y amigos. También hacia servicios de primeros auxilios a quienes necesitaban de sus servicios. Cuidaba a las mamitas que tenían guaguita. Ella cuenta que saco como 20 a 25 guaguitas; cuidaba a sus enfermos con mucho cariño y un cuidado especial buscando toda la higiene que ella podía usar, siempre con mucho cuidado y cariño.
También curaba “sobrepartos”, quedando sus enfermos sanas para siempre, usando siempre la medicina natural. Buscaba las flores de su jardín y como distintas plantitas que se encontraban a su alrededor. También sanaba los dolores del útero (matriz). También sanaba resfriaos fuertes, cólicos de frío o mala digestión por comidas.
También colocaba inyecciones en esos tratamientos largos de tuberculosis, sombras al pulmón, neumonías, etc. Hacia curaciones de quemaduras , heridas fuertes y quebraduras, y después lo enviaba al hospital, encontrándolo el medico del hospital, todo en perfecto estado.
Cuenta que muchas veces usaba la respiración de una gallina para hacer volver a las guaguitas que nacían asfixiadas o muertas. También recuerda haber resucitado un niño de 8 años asfixiado por una lombriz en la garganta.
Y cuando le preguntan si todavía cuidaría a las mamas, dice sonriente y llena de alegría, que si, porque todavía se acuerda de todo.
video
Así esta valiente mujer ha prestado a la comunidad su trabajo desinteresado sin recibir nada a cambio por esa labor.
Ahora Guberlinda tiene 93 años cumplidos y goza de una buena salud.

No hay comentarios: